ESTO CREEMOS


CONFESIÓN DE FE

La Iglesia Bíblica Soberana Gracia es una iglesia cristiana, evangélica, bautistas y de gobierno congregacionalista con pluralidad de ancianos. Nosotros suscribimos de manera general la Confesión Bautista de New Hampshire de 1833; sin embargo, de manera más específica, suscribimos también Fe y Mensaje Bautista del 2000 por su relevancia en asuntos relacionados con la educación, familia, la libertad religiosa  y el orden social.


¿POR QUÉ UNA CONFESIÓN BAUTISTA?

Nuestras convicciones como iglesia nos han llevado a identificar un modelo histórico de fe al cual suscribirnos. En ese sentido, la fe bautista define en términos nuestras posiciones tocante al bautismo, el gobierno de la iglesia, la libertad de conciencia y la separación entre el estado y la iglesia. Por supuesto, consideramos valioso que otros hermanos hayan llegado a otras conclusiones, reconocemos además, que las confesiones de fe son útiles para delimitar nuestras convicciones pero en ningún momento pensamos que están por encima de la Palabra de Dios, el propósito mismo de ellas es salvaguardar a la iglesia del error y mantener la unidad doctrinal como iglesia local.

“Este pequeño tomo [hablando de la confesión de fe de Londres de 1689] no se presenta como una regla autoritativa ni como un código de fe, sino como una ayuda en casos de controversia, una confirmación en la fe y un medio para edificación en justicia. En él los miembros más jóvenes de nuestra iglesia tendrán un conjunto resumido de enseñanzas divinas, y por medio de pruebas bíblicas, estarán preparados para dar razón de la esperanza que hay en ellos. No te avergüences de tu fe; recuerda que es el antiguo evangelio de los mártires, confesores, reformadores y santos. Sobre todo, es la verdad de Dios, contra la que las puertas del infierno no pueden prevalecer. Haz que tu vida adorne tu fe, haz que tu ejemplo adorne tus creencias. Sobre todo, vive en Cristo Jesús, y permanece en él, no creyendo ninguna enseñanza que no haya sido manifiestamente aprobada por él y sea propia del Espíritu Santo. Aférrate a la Palabra de Dios que aquí es explica- da para ti.”—Charles Haddon Spurgeon (1834-1892)

.