Con frecuencia solemos preguntarnos acerca de cuál es la razón por la que sufrimos o padecemos. Es claro que quisiéramos conocer todos los motivos, sin embargo, aunque no podemos ver detrás del telón del sufrimiento, la Palabra de Dios nos provee los elementos para que podamos entender que por incomprensible que sea el padecimiento, siempre tendrá un propósito.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos: