Después de haber presentado al creyente unido a Cristo como alguien que es libre de la Ley, algunos podrían estar pensando que Pablo estaba diciendo que la ley es mala en sí misma; sin embargo, y eso es lo que Pablo aclara en este pasaje, la Ley en realidad es buena, pero el cuerpo pecaminoso haya ocasión en las prohibiciones que la ley hace para tener deseos de ir al mal, esta es la realidad de la lucha contra el pecado.

Síguenos: