Uno de los temas más trillados en el haber evangélico post-moderno, es sin duda el temarelacionado con la prosperidad. Ésta entendida como la condición plena de bienestar asociado a los bienes y riquezas materiales.

Muchas de las personas que hoy están yendo a una iglesia, todo lo que quieren es que la palabra que oyen sea el detonante para que sus situaciones económicas cambien. Esto ha convertido a las iglesias en centros de entrenamiento financiero, a los pastores en coach y a la palabra de Dios en un amuleto de la buena suerte para atraer riquezas o posesiones.

Nada puede ser más decepcionante. EL texto que hoy estudiaremos ha sido objeto de maltrato por largo tiempo. es observado como la declaración universal de la prosperidad, el “abra kadabra” del éxito; pero ¿qué quiere decir esta porción de las Escrituras? ¿desea Dios nuestra prosperidad sin condición alguna? Espero que podamos responder ésta y otras preguntas a lo largo del sermón.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos: