la esperanza de la gloria futura

Después de haber presentado nuestra gloriosa esperanza de redención, el apóstol ahora nos muestra como ella es una esperanza segura, por tanto, las aflicciones de este tiempo presente contribuirán para el fin mismo de Dios. Sabemos además que es segura porque el Señor la ordenó de ante mano desde antes de la fundación del mundo.

El Señor nos ayude a vivir conforme a esa seguridad.

Síguenos: