26730828_1829715123714171_3534021191751313303_n

Después de haber presentado la magnífica doctrina de cómo nosotros somos libertados por la obra del Espíritu y no por la carne, ahora Pablo, como es común en su estilo, invita a aplicar esa doctrina a la vida cristiana. El resultado de haber sido librados por el Espíritu es que ahora debemos vivir de acuerdo con ese mismo Espíritu, esto es, mortificando el pecado, viviendo en una relación cercana con el Padre y también aguardando una gloriosa esperanza.

El Señor nos ayude.

Síguenos: