Ciertamente la libertad que hemos recibido por la gracia de Dios no es más que un llamado a practicar activamente la justicia.
La unión con Cristo no solo trae una nueva vida, es una vida de libertada, no para hacer lo que queremos sino para agradar al que nos libertó.

El Señor nos ayude a atesorar tan grande verdad.

Síguenos: