Firmeza en el entendimiento de la eternidad – 1 Corintios 15:35-58

Firmeza en el entendimiento de la eternidad - 1 Corintios 15:35-58

1 Corintios 15-35-58

Firmeza en el entendimiento de la eternidad

¿Qué hay exactamente después de la muerte? ¿Cómo serán nuestros cuerpos luego de la resurrección? ¿Qué vamos a hacer en la eternidad? Estas son las preguntas que vienen a la mente de cualquiera que se acerque al cristianismo y escuche hablar de la esperanza futura, algunos renuncian a la curiosidad y se rinden y se ocupan de vivir el aquí y el ahora, lo cierto es que este no es un tema al que simplemente le sacamos el cuerpo. Si Cristo
resucitó entonces hay algo al otro lado de la muerte y su Cristo resucitó con un cuerpo físico, sobrenatural pero físico, entonces significa que ese algo que existe al otro lado de la muerte requiere un cuerpo físico. Como lo hemos mencionado, la realidad de la eternidad está estrechamente ligada al hecho histórico de la resurrección.
No podemos simplemente asombrarnos por las abrumadoras pruebas a favor de la resurrección de Cristo y dejar de ver las implicaciones que esto tiene para nuestra esperanza futura. En efecto, hay quienes se sienten cristianos interesante mente brillantes al hablar de la resurrección y toda la evidencia científica, pero se sienten como totora o pequeños infantes sin certeza acerca de las cosas futuras. Los escuchas decir:
— Bueno, tal vez es posible que haya algo, no lo sabemos, puede sea algo desconocido o espiritual etc. Pero no hay mucha certeza de que será, hablemos de otra cosa.
Abandonan corriendo la doctrina de las cosas futuras y la vida después de la muerte porque requieren más que intelectualismo, necesitan fe y esperanza, confianza en lo que no ven y esto parece no ser nuevo, era en el fondo el problema de los de Corinto. En efecto, ellos habían abaratado la idea extraña de que la meta final de la vida
cristiana era llegar a ser espirituales, algo que según ellos ya habían alcanzado al ser bautizados y participar de la cena, por lo que ya no era necesaria, una resurrección corporal.
Esto provenía seguramente de la idea platónica de que lo material ha de ser desechado mientras que los inmaterial o “espiritual” es lo que al final importa.
Ante esta impotencia para lidiar con la idea de un cuerpo que iba a resucitar, los de Corinto creían que en realidad los cuerpos sólo iban a ser desintegrados pero que sus espíritus quedarían perdurando por l eternidad, seguramente en una especia de limbo perpetuo. Este pensamiento extraño acerca del fin los había llevado a vivir
pecaminosamente y a pecar con sus propios cuerpos sin contar que al hacerlo estaban negando la resurrección de Cristo mismo con todas sus implicaciones.
Así que lo que hace Pablo en esta segunda parte del capítulo 15 es responder a las objeciones que podían tener los de Corinto acerca de cuál sería entonces la condición del cuerpo resucitado, tal como se había planteado. Las respuestas de Pablo no son solo contundentes sino abundantes y muy relevantes para nosotros. Las veremos en los
siguientes dos encabezados:
1. La descripción del cuerpo resucitado y glorificado (35-49)
2. La necesidad de un cuerpo resucitado y glorificado (50-56)

Compartir

Pastor y plantador de iglesias en Santa Marta, Colombia, es Licenciado en Artes y Estudios Teológicos del Miami International Seminary (MINTS). Sirve como Director Editorial de Soldados de Jesucristo y como director de la fundación de Estudios Bíblicos Alfa y Omega. Jacobis además es miembro fundador de la Red de iglesias Bíblicas del Caribe Colombiano. Está casado con Keila y es padre De Santiago y Jacobo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.