Sansón: El libertador fuerte que triunfa por su debilidad

Todos seguramente estamos familiarizados con la figura de un héroe, pero para pocos de nosotros la figura de un antihéroe sería familiar.

Una definición [wikipedia] de un Antihéroe es esta:
Personaje de una obra de ficción que desempeña el mismo papel de importancia y protagonismo que el héroe tradicional, pero que carece de sus características de perfección por tener las virtudes y defectos de una persona normal.

Lo que hemos visto hasta ahora de la vida de este último juez de Israel es una verdadera novela. Un hombre llamado y escogido de manera sobrenatural, pero que vivió de manera licenciosa, siendo un lujurioso y pecador, sin embargo, misteriosamente usado por Dios.

En esta última etapa de la vida de Sansón la historia no es muy alentadora. Después de 20 años de haber derrotado a los filisteos en una guerra sangrienta y de haber gobernado como juez de Israel, Sansón aparece en escena para lo que sería probablemente su última presentación.

Es triste ver que no mucho ha cambiado, pero esta vez hay algo que resulta inesperado y en lo que vemos mucho del Evangelio de Jesucristo.

Vamos ver lo que nos resta de la vida de Sansón a la luz de tres encabezados: Un libertador fuerte, pero necio (vv 1-3); Un libertador fuerte, pero insensato (4-22), Un libertador fuerte, peor que triunfa por su debilidad (23-31)

Descargar sermón:

Comparte este sermón:

Más sermones de Jacobis Aldana